Cómo limar tus uñas según la forma de tus dedos

By 17 abril, 2015 Ten Image No Comments
cómo pintar las uñas

Cómo limar tus uñas según la forma de tus dedos

Seguro que dedicas muchas horas a cuidarte para lucir un aspecto saludable. Para el rostro empleas productos que se adapten a tu tipología de piel, mientras que para el cabello usas artículos que favorezcan un crecimiento fuerte y que aporten brillo.

Lo haces porque te gusta mimarte y que los demás lo noten. En esta línea, el cuidado de las manos y las uñas también es muy importante, ya que muchas veces descuidamos esta parte del cuerpo.

Es posible que en alguna ocasión hayas visto a una persona de apariencia juvenil, pero sus manos reflejan lo contrario: arrugas, una manicura desaliñada o las uñas en mal estado.

Y es que, si dedicas mucho tiempo a cuidar de tu rostro y cuerpo ¿Por qué no hacer lo mismo con tus manos?

En este artículo te vamos a dar algunas nociones para que sepas cómo limar las uñas según la forma de los dedos y la mano. Además, te explicaremos qué productos puedes usar si padeces alguna patología, como, por ejemplo, uñas débiles o quebradizas.

También debes tener en cuenta que no todos los esmaltes producen el mismo efecto, así que es esencial aprender cómo pintar las uñas y qué colores son los más adecuados.

¡Coge papel y lápiz que empezamos!

Probablemente has intentado limar tus uñas en casa y el resultado final no ha sido el que esperabas. Está claro que conseguir una manicura parecida a la que puedes conseguir en un centro de estética es difícil, ya que los profesionales han estudiado y trabajan a diario con las manos.

Sin embargo, si conoces tus manos podrás escoger la forma y el color que más te favorezcan.

La forma de las uñas, una moda que cambia con los años

Al igual que pasa con la indumentaria o los cortes de pelo, en el mundo de las uñas también hay tendencias que van y vienen.

Hace algunos años lo que se llevaba eran las uñas redondas y con la punta puntiaguda. Con el tiempo, la moda fue cambiando, y los uñas con forma cuadrada se fueron haciendo un lugar en los centros de estética.

Seguro que si piensas en este tipo de limado te viene a la cabeza la manicura francesa, ya que es un binomio que combina a la perfección.

En la actualidad, la tendencia pasa por uñas de forma intermedia, es decir, que se asemejen a la forma cuadrada pero con los bordes redondeados, más ovaladas, sin llegar a ser redondas.

Esta es la moda actual, pero está claro que, dependiendo del tipo de uña, de las patologías que padezca, y de la forma de la mano, será más adecuado un limado que otro.

La mano, un elemento decisivo para limar las uñas

La mano tiene un papel muy importante en el momento de elegir qué forma dar a la uña.

Así, las manos gruesas demandan uñas más prolongadas, para que el dedo se alargue visualmente y el conjunto se estilice. La forma más idónea es la ovalada, ya que también contribuye a crear un efecto visual que afina la mano.

De igual manera, el color de la laca y cómo pintar uñas también influye. Por ejemplo, un esmalte llamativo en una uña larga no estiliza, sino todo lo contrario. Si se quiere aplicar una laca de color vistoso, la mejor opción es decantarse por una uña de forma más natural.

Ahora bien, las manos de rasgos más finos pueden permitirse tanto la forma cuadrada como la ovalada, ya que ambas son favorecedoras y otorgan a la mano una imagen elegante.

Los pies también piden una forma determinada

Si antes comentábamos que en muchas ocasiones se suele desatender el cuidado del las manos, con los pies aún es peor.

Son los grandes olvidados del cuerpo, sin tener en cuenta que su atención y su estilismo también es importante en el conjunto.

Normalmente se deben limar las uñas de los pies con forma cuadrada, siempre teniendo en cuenta que hay que dejar los laterales con forma redonda.

Por otra parte, que puedan esmaltarse correctamente, es aconsejable dejarlas cortas, pero no en exceso.

Tener en cuenta las patologías

Existen distintas patologías que los profesionales tienen en cuenta antes de realizar una manicura o pedicura.

A las uñas débiles se les debe dar una forma redonda, ya que, de esta forma, es más difícil que se rompan. Además, es preferible que queden cortas. Una de las recomendaciones para esta patología es realizar la manicura de manera semanal, para fortalecer la uña.

En cuanto a las uñas que son muy arqueadas o aquellas en cuchara, también es importante otorgarles una forma redonda y corta, mientras que las uñas encarnadas necesitan los bordes muy redondeados.

Únete para recibir el contenido completo

Bases y tratamientos para las uñas

Pero los diferentes tipos de uñas y las patologías que pueden sufrir no sólo requieren de un determinado limado, sino también de una serie de bases y tratamientos específicos que ayudarán a que permanezcan fuertes y sanas durante más tiempo.

Para ello existen numerosos productos ideados especialmente para tratar estos casos, que pueden abarcar desde las uñas con estrías hasta las más quebradizas, pasando por las débiles, las deshidratadas, con desniveles, etc.

Son productos que no contienen componente perjudiciales como formaldehído, DBP o alcanfor, sino que están compuestos de principios activos que proporcionan y aseguran unas uñas naturales y saludables.

Uñas débiles

Para este tipo de casos existen productos específicos como el aceite nutriente, que han sido formulados para restaurar la fuerza de las uñas que tienden a secarse, romperse o descamarse.

Su acción nutritiva y emoliente es efectiva en este tipo de uñas, ya que cuenta con principios activos como aldehícos naturales, que contribuyen al endurecimiento de la queratina, vitamina E y esencia de mirra.

Basta con administrar sobre la uña y realizar un masaje para facilitar la absorción y estimular el crecimiento. Se recomienda un uso diario, además de tener en cuenta algunas indicaciones como lavar y secar bien las manos en caso de querer aplicar laca de uñas.

En esta misma línea, una base de calcio estimula el crecimiento, ideal para uñas frágiles y secas que necesitan un refuerzo.

Cuenta en su formulación con pantotenato de calcio, lo que hace posible su efecto reconstituyente. Un efecto visible desde la primera aplicación, cuando se administra la capa sobre las uñas limpias y sin esmalte. En caso de necesitar un mayor efecto, es recomendable emplear dos capas de producto.

Uñas quebradizas

En este caso, una base vitaminada puede ser la solución, ya que contiene una mezcla de vitaminas, como la vitamina A, E, B5 y C, que ayudan a mantener unas uñas jóvenes y restauran su flexibilidad.

Este tipo de productos se puede administrar antes del esmaltado, protegiendo la uña de la deshidratación y ayudando, además, a mantener el color de la laca durante más tiempo. Una vez aplicado el color, también se puede proceder a depositar dos capas sobre la uña limpia y seca.

Uñas deshidratadas

Las uñas deshidratadas, como era de esperar, cuentan con una base hidratante, una solución para uñas secas que contiene proteínas que nutren y favorecen el crecimiento.

Al igual que en otros casos, es un producto que puede emplearse tanto antes como después del esmaltado.

De forma previa al esmalte, protege la uña de la deshidratación, muy necesario en estos casos, y ayuda a mantener el color de la laca de uñas durante más tiempo. De forma posterior, hidrata la uña aplicando dos capas sobre una superficie limpia y seca.

Uñas con desniveles

Una de las patologías más comunes es la que provoca desniveles en la superficie de las uñas, aunque siempre se puede corregir o disimular gracias a la ayuda de determinados productos.

En este caso, el más recomendado es el reparador de desniveles, un producto que repara las imperfecciones de las uñas y que alisa su superficie.

Para obtener los mejores resultados, basta con aplicar una o dos capas sobre las uñas, dependiendo de la profundidad de las estrías que presenten.

Queremos conocer tu opinión

comments