La exfoliación facial, un básico para nuestro cutis

By 7 noviembre, 2014 Ten Image No Comments
destacada760x350

El cuidado del rostro es uno de los requisitos indispensables para conseguir y mantener una piel sana, luminosa, hidratada y de aspecto saludable.

Para obtener una piel de estas características existen numerosos productos de maquillaje profesional, ideados para cubrir diferentes necesidades, aunque todos tienen un objetivo en común: el cuidado del rostro.

La cosmética profesional cuenta con un gran abanico de productos de estas características, ya sea en cremas, bálsamos, serums o cualquier otra forma.

Pero el cuidado del rostro no sólo requiere el uso de productos que contribuyan a la hidratación y la protección de la piel.

A la hora de adquirir una rutina para el cuidado de la piel del rostro, es importante recordar que, además de hidratar, tonificar o desmaquillar la piel, es imprescindible llevar a cabo una exfoliación facial.

Proceso de exfoliación

La exfoliación es un proceso mediante el cual se retiran las células muertas más superficiales de la piel y se eliminan las pequeñas imperfecciones.

Este proceso se realiza generalmente en los salones de estética y belleza, aunque la calidad y la perfección, cada vez mayor, de los productos cosméticos ya hacen posible llevar a cabo una exfoliación facial en casa.

Esta exfoliación se realiza mediante el uso de determinados productos, denominados Peeling.

El peeling y la exfoliación son términos que, por definición, van ligados. A nivel técnico, la palabra peeling se emplea cuando se hace alusión al tratamiento facial, mientras que la exfoliación se refiere a lo corporal.

En el mercado existen infinidad de productos vinculados a estos conceptos, y muchos de ellos son recomendados por los expertos debido a su composición, sus efectos y sus resultados.

Peeling faciales

Los peeling faciales son cosméticos ideados para purificar y limpiar la superficie de la piel de células muertas e imperfecciones, pero, generalmente, cumplen otras funciones.

Después de un proceso de exfoliación la piel del rostro puede llegar a resentirse, por ello, es importante constatar que los productos elegidos para llevar a cabo un peeling cuentan con otras características como la hidratación o la regenerador.

Únete para recibir el contenido completo

Peeling regeneradores

Son cremas faciales exfoliantes, ideadas para limpiar y purificar la piel del rostro, aunque también cuentan con activos hidratantes y reparadores, necesarios para restaurar y proteger la piel después de la exfoliación.

Están formuladas con partículas naturales que favorecen el arrastre de células muertas, imprescindible para la exfoliación.

Generalmente, contienen manteca de karité, que protege y repara la piel, aceite de aguacate, que aporta vitaminas antioxidantes A y E, y aceite de almendras dulces, que proporciona una capa protectora a la piel.

Peeling labiales

Del mismo modo que existen peeling destinados a la piel del rostro, el mercado cuenta con muchos otros ideados exclusivamente para una de las pieles más sensibles, la de los labios.

Los peeling labiales son cosméticos suaves, a base de aceites, que eliminan las células muertas a la vez que nutren e hidratan la fina piel del labio y su contorno.

Su formulación, generalmente a base de gránulos de albaricoque, permite una exfoliación en profundidad, sin agredir la piel.

Contienen aceite de almendras dulces, rico en vitaminas A y E, de propiedades nutritivas y antioxidantes. Además, cuentan con aceite de jojoba, de efecto hidratante, regenerador y entienvejecimiento, y están enriquecido con vitamina E y la poderosa acción nutritiva de la manteca de karité.

Para aplicar de forma correcta el peeling labial, deposita una pequeña cantidad de producto en la yema de los dedos y extiéndelo con movimientos circulares sobre la piel del labio y su contorno. Después, retirarlo con una toallita húmeda.

Productos complementarios

Como hemos mencionado, la exfoliación limpia y purifica la superficie de la piel de células muertas e impurezas, pero para ello es necesario ejercer una cierta presión sobre la misma que, en ocasiones, puede resultar agresiva.

Es por ello que, a pesar de que los cosméticos para la exfoliación ya contengan propiedades regenerativas e hidratantes, nunca está de más aplicar, después de la exfoliación, un producto hidratante y reparador, como un tónico.

Tónico facial

Tónicos hidratante a base de ingredientes como el aloe vera, que restaura el pH natural de la piel al mismo tiempo que hidrata, repara y regenera la epidermis.

El aloe vera ayuda a la regeneración cutánea, además de tonificar, proteger y nutrir la piel. Filtra en cierta medida los rayos ultravioletas, y tiene un efecto astringente que cierra los poros.

Estos tónicos, además, suelen contener otros componentes como el meliloto, que estimula el sistema circulatorio, proporcionando una acción descongestiva calmante y antiinflamatoria.

Queremos conocer tu opinión

comments