La importancia de mantener el equipo de maquillaje en perfecto estado

By 19 diciembre, 2014 Ten Image No Comments

La importancia de mantener el equipo de maquillaje en perfecto estado

En el proceso de maquillaje entran en juego infinidad de herramientas y productos de maquillaje profesional, una serie de útiles y materiales que, por diversos motivos, pueden no encontrarse en las condiciones necesarias y ser la causa de infecciones.

Es por ello que el cuidado y el mantenimiento del equipo de maquillaje se convierten en un aspecto fundamental.

Para ello es importante conocer las normas de seguridad e higiene recomendadas, con el objetivo de asegurar un proceso de maquillaje en las mejores condiciones y con los mejores resultados.

Infecciones y riesgos

Las malas condiciones del equipo de trabajo pueden derivar en multitud de infecciones y riesgos. Los síntomas de una infección en la piel resultan familiares: inflamación, dolor, enrojecimiento y calor.

Generalmente, la zona infectada, si es externa, aparece más hinchada, sensible, enrojecida y algo más caliente que los tejidos de alrededor, e incluso, en algunos casos, puede aparecer pus.
Durante el proceso de maquillaje se entra en contacto con muchos productos y utensilios, y algunos de ellos pueden producir reacciones adversas en personas con intolerancia a ciertos componentes, dependiendo de su sensibilidad.
A continuación expondremos los riesgos más comunes en este tipo de casos: las reacciones irriativas y alérgicas.
Las reacciones irritativas y alérgicas son las producidas por los materiales o cosméticos que se ponen en contacto con la piel. Entre estas reacciones destacan algunas, bastante frecuentes.

Reacciones irriativas

Son las reacciones producidas por la entrada de cosmético en los ojos, por ejemplo. Suele suceder cuando se hace un mal uso de un desmaquillador o un delineador, cuando se aplica en la zona interna del ojo.

También puede ocurrir con pieles sensibles, cuando se aplica algún fondo de maquillaje, por ejemplo.

Reacciones alérgicas

Las reacciones alérgicas suelen estar producidas por el contacto con algunos cosméticos decorativos, generalmente aquellos con perfumes, colorantes y conservantes. También pueden darse en personas con sensibilidad al látex, al entrar en contacto con esponjas del mismo material.

En otros casos aparecen comezones o acné en la piel, debido al uso de bases de maquillaje que contienen grasa con un alto poder comedogénico. En la mayoría de formulaciones actuales no se emplean este tipo de ingredientes, aunque existen algunos productos de maquillaje que sí los contienen, por lo que hay que seleccionar bien los fondos de maquillaje, sobre todo para la piel grasa.

Únete para recibir el contenido completo

Normas de higiene

Hay determinadas reacciones alérgicas que no pueden evitarse, ya sea por desconocimiento de las alergias que se padecen o por no conocer la composición exacta de un producto. Pero para evitar otro tipo de riesgos sí que se pueden tomar medidas, como la higiene.

 

Herramientas de trabajo

La higiene, a la hora de realizar un maquillaje, ha de llevarse a cabo, especialmente, en las herramientas que empleamos, es decir, los diferentes pinceles, brochas y esponjas.

Para garantizar la limpieza de estos instrumentos se deben lava previamente con un detergente, que puede ser bactericida. Posteriormente se introducirá durante el tiempo que indique el fabricante en una disolución con un agente desinfectante.

Algunas personas limpian sus herramientas con alcohol etílico, pero no es lo más recomendable, ya que este producto puede resecarlos, disminuyendo así su vida útil.

Otra opción que garantiza la higiene en el maquillaje es el uso de material desechable. Actualmente se comercializan diversos útiles de un sólo uso, como pinceles, aplicadores de máscara de pestañas y esponjas de pequeños tamaños, que son muy cómodos.

 

Productos decorativos

La higiene de los productos decorativos también es de vital importancia. Los estuches o envases de los productos deben limpiarse periódicamente con alcohol, además de mantenerse bien cerrados mientras no se usen, para que su contenido no se deteriore.

En el caso de los cosméticos, al tener conservantes químicos, si no se manipulan mal, no deberían deteriorarse, aunque siempre es mejor prevenir.

 

Normas de manipulación de los productos

Otro de los factores que inciden en los posibles riesgos en maquillaje es el mal uso de los productos. Para evitar este tipo de contratiempos es importante saber utilizarlos correctamente.

 

Fondos de maquillaje y correctores

Cuando hay que utilizar una pequeña cantidad de fondo de maquillaje o de corrector, lo ideal es tomar un poco de producto. En el caso de que sea líquido, se vierte desde el envase hasta un vasito o un bol, y de ahí se va tomando con la esponja.

Si se trata de un producto de textura cremosa o en barra, se toma una pequeña cantidad con una espátula, y de ahí se coge con la esponja para su aplicación.

 

Labiales

Los lápices perfiladores de labios se deben afilar con una cuchilla o con un sacapuntas desinfectado después de cada aplicación.

Además, la manipulación de los labiales se debe realizar siguiendo una serie de pautas, al igual que en el caso de los fondos y los correctores. Para ello, toma la cantidad necesaria con cuchilla o una espátula, y de ahí se trabaja con el pincel de labios.

 

Maquillaje de ojos

Los delineadores de ojos se manipulan de la misma forma que los de labios.

Los aplicadores de máscara de pestañas, por su parte, deben ser individuales, y deben lavarse y esterilizarse después de cada aplicación, en el caso de que no sean desechables.

Queremos conocer tu opinión

comments